Centenares de usuarios medicinales y recreativos de las plantas de cannabis y cáñamo marcharon de forma pacífica a través de las principales calles de San José, Costa Rica, para demandar al gobierno, encabezado por el presidente Carlos Alvarado Quesada, la aprobación urgente del proyecto Ley que convertiría al país centroamericano en el pionero en la región en investigar, regular y controlar el “(…) uso medicinal, alimentario e industrial (…)” de las mencionadas hierbas.

El pasado mes de marzo, la ingeniera agrónoma y diputada por el Partido Integración Nacional (PIN), Zoila Volio Pacheco, presentó un proyecto de ley que pretende impulsar la producción y comercialización del cannabis y el cáñamo para fines terapéuticos e industriales.

Dicha iniciativa legislativa propone la creación de un impuesto del 3% a la exportación de productos derivados del cannabis; lo recaudado sería destinado al fortalecimiento de instituciones como el Instituto sobre Alcoholismo y Farmacodependencia (IAFA), Instituto Costarricense sobre Drogas (ICD), Ministerio de Seguridad, Ministerio de Salud y a las Juntas de Educación.

La diputada Volio Pacheco informó que la producción medicinal de las plantas de cannabis y cáñamo ya es legal en 21 países, al tiempo que representa un mercado global de más de mil millones de personas.

El Partido Integración Nacional (PIN) es una agrupación política conservadora costarricense, conformada por reconocidos profesionales jóvenes, intelectuales y estudiantes universitarios.

Portando carteles y coreando consignas con mensajes, tales como: “¡En Costa Rica cultivamos medicina!”, “¡Autocultivo!” y “¡Libertad de Agricultura!”, la manifestación de los partidarios de la salud orgánica se desplazaron entre los históricos parques Morazán y La Democracia; los miembros del Proyecto Musical Contemporáneo Calipso Son Orgánico (PMCCSO) se solidarizaron con los peticionarios.

A criterio del médico y abogado, Marvin Atencio Delgado, quien desde su rol como diputado por el Partido Acción Ciudadana (PAC) impulsó en 2014 el proyecto de ley N° 19.256 para la Investigación, Regulación y Control de las Plantas de Cannabis y Cáñamo para Uso Medicinal, Alimentario e Industrial, “(…) Costa Rica debe facilitar el acceso a los cannabinoides como una opción de tratamiento, en donde la medicina convencional no ha tenido el éxito deseado (…)”.

A su turno, el biólogo, antropólogo y activista por el Movimiento Cannabis Medicinal Costa Rica, José Rodríguez Arce, acotó que “(…) la marihuana puede ser usada para tratar los síntomas de muchas condiciones de salud (…)”, entre ellas: artritis, reumatismo, asma, depresión, ansiedad, náuseas y vómitos, epilepsia, y varios tipos de cáncer.

En el caso de los miembros del PMCCSO hemos sido testigos y beneficiarios directos de la eficacia e inocuidad de la marihuana en el tratamiento sistemático de afecciones como la hipertensión, el estrés y las migrañas, malestares todos asociados al desempeño de las actividades artístico-culturales e intelectuales que lleva a cabo la organización.

De acuerdo al artículo intitulado: “El negocio (legal) de la marihuana”, aparecido en “The Wall Street Journal Americas”, con sede en Nueva York, Estados Unidos, y reproducido en “El Financiero” de Costa Rica, “(…) el negocio de cultivar marihuana se está volviendo rápidamente popular. Dieciocho estados y el Distrito de Columbia aprobaron el consumo y producción de marihuana para uso medicinal, incluidos dos, Colorado y Washington, que también permiten su uso recreativo (…)”.

Cabe destacar que el Proyecto Musical Contemporáneo Calipso Son Orgánico (PMCCSO) es una iniciativa de carácter binacional que tiene como propósito enriquecer el intercambio y la colaboración cultural entre Costa Rica y Panamá, a fin de promover y apoyar el diálogo creativo entre las comunidades artísticas y culturales de ambas naciones.

Fuente