La marihuana no sólo era para su consumo personal sino también tenía como destino la venta a terceras persona

Eloy de Jesús B.D. , de 33 años, aceptó ayer un condena de tres años y un día de prisión y una multa de 266.457 euros, que en caso de impago será sustituida por tres meses más de prisión, por un delito de tráfico de drogas que no causan grave daño a la salud.

El inculpado reconoció que cultivó en un invernadero, instalado en un finca de una exnovia, 379 plantas de cannabis sativa. La marihuana no sólo era para su consumo personal sino también tenía como destino la venta a terceras personas.

Según dejó constancia en el escrito de calidicación el fiscal, ni la exnovia ni su madre, que estaban en la finca cuando se produjo la detención, sabían sobre la existencia de la plantación. «No se ha podido acreditar que conocieran ni colaboraran con la actividad desarrollada por el acusado·,sostiene la acusación pública.

Las plantas, una vez secadas, pesaron 58.794 gramos, con un valor en el mercado de 66.614 euros.

Fuente