Los dueños de un negocio familiar de Massachussets dedicado a vender biblias recientemente tuvieron que cambiar el nombre, pues a pesar de que su número es 1-800-CHRISTIAN estaban recibiendo muchas llamadas de clientes que no buscaban textos religiosos, sino marihuana. 

Ray Hendrickson, el dueño de Christian Book Distributors, cuyas siglas son CBD, se sorprendió al descubrir que éstas también se usan para referirse al cannabidiol: El componente no intoxicante del cannabis

Tras la legalización de la marihuana en muchos estados, diferentes productos infusionados con CBD han llegado al mercado, los cuales son utilizados para tratar condiciones como la epilepsia y la ansiedad. Los artículos van desde paletas y chocolates, hasta aceites esenciales y supositorios.

Sin embargo aunque esto es bueno para la creciente industria de la marihuana medicinal y recreativa, para Hendrickson significó que tras décadas de ser conocidos por el nombre CBD había llegado el momento de hacer un cambio. Es por eso que la compañía ahora es llamada Christianbook

“El problema es que el otro CBD es tan popular a este punto que lo que hace es abrumar a nuestra marca”, declaró el dueño de la compañía religiosa.

La compañía comenzó hace 40 años y tiene 600 empleados dedicados a venderle literatura cristiana, DVDs, regalos y productos de escuelas en el hogar; a instituciones religiosas, iglesias y al público en general. 

A diferencia del THC, el compuesto más popular de la marihuana; el CBD no tiene efectos psicoactivos y también puede ser extraído del cáñamo, el cual ya no está clasificado como una sustancia controlada.

Fuente