Cada vez más gente se anima a hacer ejercicio para cuidar su salud. Si encima eres fan de la marihuana, has de saber que muchos de sus efectos pueden complementar los de una sesión de cardio o los de una carrera por la pista. Entre esos atributos beneficiosos están viejos conocidos como su poder antiinflamatorio o su capacidad para reducir el estrés, pero también la posibilidad de aumentar el umbral de dolor o su contribución a la toma de decisiones en momentos de tensión. Eso sí, al igual que ocurre con cada persona y cada variedad de marihuana, no todos los deportistas experimentan los mismos efectos con el cannabis. Te contamos por qué.

 

El consumo de marihuana puede causar distintos efectos en un deportista. Y no tiene por qué ser un efecto contraproducente. De hecho ya existen estudios científicos que se han centrado en las bondades de la marihuana para aquellas personas que practican ejercicio, o bien sus conclusiones sobre las cualidades terapéuticas pueden ser extrapolables a esta actividad de ocio. En un momento en el que el ‘running’ y las actividades al aire libre se han puesto muy de moda, saber que la marihuana puede ser útil para hacer deporte es todo un punto a su favor. 

Así, se sabe que numerosas variedades de marihuana tienen un efecto antiinflamatorio probado, por lo que sus componentes pueden generar un efecto semejante al de las endorfinas y aumentar nuestro umbral de dolor. Esto haría que tardáramos más en cansarnos durante una carrera o que aguantáramos más una dura sesión de entrenamiento. Del mismo modo, el cannabis también ayuda a experimentar un descenso de la ansiedad y a mejorar el buen humor, algo esencial a la hora de calzarse las zapatillas.

Amanda Feilding es directora de la ONG británica The Beckley Foundation, organización que se encarga de concienciar sobre el uso responsable de la marihuana. En opinión de Feilding, los estudios sobre los efectos del cannabis en atletas son muy limitados y se centran en las consecuencias negativas. Sin embargo, algunos de ellos muestran los beneficios para todos aquellos que ahora se dedican al deporte.

Algunos ejemplos

En general, dichos estudios, como uno publicado por la revista ‘Sports Medicine’, destacan que la marihuana permite a la gente relajarse antes o después de una competición, además de reducir los niveles de ansiedad e incrementar los de bienestar. Igualmente, consumir cannabis puede ayudar a dormir mejor antes de una carrera. Como mejora el descanso, reduce la posibilidad de que el deportista se despierte antes de tiempo y hace que el organismo funcione mejor, puesto que es mientras está durmiendo cuando se produce la reparación de aquellas pequeñas partes dañadas y la eliminación de algunas sustancias tóxicas.

Además, y de acuerdo a la publicación oficial de la American College of Neuropsychopharmacology, la planta también contribuye a la toma de decisiones impulsivas, sin que eso se traduzca en un comportamiento más peligroso. Sin embargo, también es necesario tener en cuenta que el consumo de marihuana puede afectar a la coordinación, por lo que se recomienda no consumirla justo antes de competir. 

Otros expertos explican que la mejor forma de consumir cannabis para aprovecharse de sus beneficios en el deporte es mediante vaporizadores o comestibles. De esta forma, los pulmones no están expuestos a posibles sustancias tóxicas procedentes de la combustión. Eso sí, los efectos del THC ingerido pueden ser más potentes o durar más tiempo, por lo que hay que extremar las precauciones con las dosis.

Según otro estudio publicado por el ‘Journal of the American Medical Association’, la marihuana puede aumentar la capacidad pulmonar. Gracias a su acción broncodilatadora, actúa como una sustancia que aumenta el flujo de aire en los pulmones. Con ello, los deportistas que hagan un consumo moderado lo tienen más fácil para respirar y no quedarse sin oxígeno a la hora de hacer ejercicio. 

Y si asociado al deporte está la pérdida de peso, con la marihuana las posibilidades se incrementan. Una investigación de GW Pharmaceuticals concluyó que el THCV y el CBD presentes en la planta ayudan al metabolismo a perder grasa y a hacer descender el colesterol. Ya en 2011 otro estudio defendió también que quienes fumaban cannabis tenían tres veces menos posibilidades de ser obesos que los no fumadores. En cualquier caso, parece que aquellas personas que hagan ejercicio para ponerse en forma rendirán más si buscan variedades ricas en CBD de las que aprovecharse.

A través de comestibles

Existen usuarios de marihuana que no están acostumbrados a fumar cannabis. Para ellos y para aumentar el rendimiento deportivo está la opción de consumir comestibles con base de marihuana. Los deportistas que han apostado por ello han descrito cómo se enfrentaban a los retos sin miedo alguno. 

Esto tiene una explicación científica, como muestra el ejemplo del periodista Gordy Megroz, de la revista de actividades al aire libre ‘Outside Magazine’ y especializado en esquí. Después de escuchar a amigos decir que la marihuana les había ayudado cuando practicaban su deporte favorito, decidió darle una oportunidad. Así, se subió a una montaña y masticó una gominola cannábica. Al poco sintió “un subidón ligero pero muy funcional”. Se sintió “invencible” y se tiró por las cuestas más empinadas “sin miedo”.

A la hora de reflejar su experiencia en un artículo, el profesor Keith Humphreys, de la Stanford Medical School, le explicó que los receptores del sistema endocannabinoide de nuestro cerebro reducen la ansiedad del sistema cuando reciben THC. Megroz siguió realizando pruebas y pudo concluir que la marihuana le ayudaba a mejorar su rendimiento y a que su cuerpo se recuperara mejor tras la práctica deportiva. 

Sin embargo, a la hora de hacer ‘mountain bike’, los resultados no fueron tan buenos. De acuerdo a su testimonio, Megroz empezó a sentirse “suelto y rápido”, pero al poco rato había calculado mal la velocidad y se salió de la pista por la que circulaba.

Otro ejemplo es el del ultramaratoniano Avery Collins, que dedica la mayor parte de su tiempo a realizar carreras de entre 80 y 160 kilómetros. Según explica, este tipo de desafíos no son nada fáciles, y no fue hasta un año después de comenzar las carreras oficiales cuando decidió experimentar con el consumo de cannabis.

Ahora, con gran éxito en el mundo de las maratones, reconoce que triunfa aún más con el consumo de alimentos cannábicos y en los últimos dos años ha ganado 10 importantes carreras. Quiere que su ejemplo sirva para cambiar el estigma de somnolencia asociado al sector cannábico e incluso ha creado una campaña de ‘crowdfunding’, ‘Changing the Stigma’, con esta reivindicación.

Las precauciones del cannabis y el rendimiento deportivo

A pesar de todas sus propiedades, la Agencia Mundial Antidopaje prohíbe la marihuana para competir, aunque la permite los días previos o posteriores. Precisamente dos atletas que han hecho historia en el mundo del deporte como Michael Phelps o Usain Bolt han reconocido haber fumado hierba. Como ellos, muchos otros deportistas han hecho lo mismo para mejorar su rendimiento o por puro placer.

Aunque la Agencia Mundial Antidopaje haya levantado un poco el veto en competición hacia el cannabis, los expertos también explican otras circunstancias en las que la marihuana no es una buena aliada del deporte. Entre ellas se encuentran una reducción del tiempo de reacción o un aumento de la fatiga muscular. Y, si bien el umbral de dolor aumenta, también puede que se alcance antes el límite personal de resistencia de cada uno, ya que se incrementa el ritmo cardiaco. 

Por otra parte, no todas las personas reaccionan igual al consumo de cannabis y puede, por tanto, que su uso sea perjudicial para los más novatos en entrenamientos intensos o a la hora de centrarse en algunas actividades. Por ello, a la hora de consumir antes de hacer deporte estas personas deben apostar por variedades con efectos más suaves y sostenibles, muy ricas en CBD. 

Sin embargo, quedan todavía muchos estudios científicos para descubrir todas las peculiaridades de la relación entre marihuana y ejercicio. De momento, la experiencia de muchos deportistas y lo que han concluido otras investigaciones nos muestran que practicar esta actividad con nuestra planta favorita puede ayudar a mejorar el rendimiento físico, pero sin olvidar que la planta también tiene efectos negativos, como la ralentización del sistema motor.

Fuente Dinafem.org