Tanto los operadores legales como los ilícitos en el mercado de la marihuana de Nueva York han sentido el impacto de la pandemia de coronavirus. Lo mismo podría decirse de prácticamente cualquier actividad económica, pero el del comercio de marihuana en Nueva York es un caso único en su especie.

El masivo y fragmentado mercado de la marihuana de Nueva York

El mercado del cannabis de Nueva York tiene un inmenso potencial.

La ciudad, que se cree tiene la tasa de consumo global más alta por año, gastó USD$38 millones en cannabis medicinal en 2018 según los datos de Arcview Market Research y BDS Analytics. Esa cifra podría aumentar a USD$450 millones para 2024, según Arcview y BDS. Si se aprobaran las leyes de uso adulto, Nueva York podría generar USD$1.2 mil millones en gastos para 2024.

Nueva York tiene un mercado ilícito vibrante, y si la pandemia no hubiera ocurrido, muchxs políticxs y expertxs de la industria sienten que el estado ya habría aprobado la legislación sobre el uso adulto.

Algunxs legisladorxs continúan presionando a pesar de que el gobernador Andrew Cuomo evitó el tema por segundo año consecutivo. Las preocupaciones apremiantes del día han llevado a la reforma de la marihuana, como a muchos otros temas, a un segundo plano.

Cambiando los mercados de cannabis

No está claro cuánto dinero genera el mercado negro de cannabis en esa ciudad: sin embargo, ese número seguramente aumentaría las cifras de ventas de manera que destacaría a Nueva York por sobre todos los demás mercados del mundo.

Por el momento, los operadores de ambos lados de la industria están intentando mantenerse al día con sus mercados cambiantes.

Ryan G. Smith, cofundador y CEO de la plataforma de pedidos LeafLink, con sede en la ciudad de Nueva York, ha utilizado datos del mercado legal de marihuana para determinar que los operadores del mercado ilícito experimentan un impacto similar en sus negocios debido a la pandemia de coronavirus.

El sector legal experimentó patrones de pedidos esporádicos de grandes cantidades. En cuanto a esto, Smith dijo que los datos “indican que las personas se están abasteciendo” en lugar de visitar las tiendas locales regularmente. “Basado en esto, asumiría que los mercados ilícitos están experimentando algo similar”, dijo Smith.

Los operadores están tomando medidas para garantizar la seguridad de sus clientes, empleadxs y negocios en general. Melissa Vitale, defensora del cannabis y fundadora de MAVPR, dijo que sus clientes minoristas están haciendo esfuerzos que incluyen entregas una vez por semana, además de alentar los precios y las ventas mayoristas. “Este es un buen momento si se desea comprar un cannabis de gama alta”, dijo Vitale. También señaló la disposición de muchos operadores a reducir los precios premium al costo de mercado cuando compran en grandes cantidades.

Por el lado del mercado ilícito y como consecuencia del distanciamiento social, las entregas se realizan en bolsas ocultas en los vestíbulos de los edificios o fuera de las puertas de los departamentos.

Un operador ilícito que pidió no ser identificado dijo que habían cambiado toda su operación. “Trato [una venta] como si estuviera visitando a una víctima de COVID”, dijo sobre nuevas medidas, que incluyen no subir más a autos de clientes a la hora de concretar una venta. También mencionó que ofrecen beneficios de salud, como máscaras, guantes y desinfectante para manos, por compras de más de USD$100.

Adam Goers, vicepresidente de asuntos corporativos de Columbia Care, dijo que los cambios temporales en la regulación están ayudando tanto a las empresas como a lxs pacientes. Columbia Care Inc. (OTC: CCHWF) (CNSX: CCHW) y los otros operadores del estado hicieron una transición “positiva” a medida que las órdenes entraron en vigencia, dijo.

“Tenemos la obligación de asegurarnos de que tanto nuestrxs empleadxs como los pacientes estén segurxs”, dijo Goers, y agregó que el estado ha estado trabajando con los operadores para garantizar que se haga hincapié en el distanciamiento social seguro, concretando las entregas en la acera y otras regulaciones.

Goers elogió al cambio en las reglas de Nueva York que determina que las entregas sean realizadas por una persona en lugar de dos.

El impacto de la pandemia en el negocio del cannabis

A pesar de la cuarentena, ambos lados del mercado parecen estar operando con más normalidad de la que podría esperarse.

Los operadores legales no nos pudieron proporcionar cifras de ventas, pero indicaron que el negocio ha ido bien en las últimas semanas.

Lxs vendedorxs ilegales también continúan operando. En algunos casos, los suministros se agotan en poco tiempo cada día. Algunxs informan que intentan equilibrar las ventas con las dificultades que lxs clientes tienen debido al coronavirus.

“Le fío a mucha gente por esta época”, dijo un operador. “Soy mejor que su arrendador”.

Fuente