Pregunta: Hola, amigos de Cannabis Magazine, mi nombre es Carmen y les escribo desde Sevilla para hacerles un par de consultas.

Cultivo desde hace tres o cuatro años con mi chico en la terraza de casa y hasta ahora nunca nos había salido mucha hierba, pero este año  hemos sacado una buenísima cosecha (debe ser por haber abonado las plantas). Después de cortar, manicurar y dejar secar bien las seis matas que teníamos durante algo más tres semanas las hemos pesado y hay cerca de un kilo y medio de rica marihuana. Lo malo es que ahora no sabemos si es posible conservar tanta cantidad de hierba hasta el año próximo o si se nos pondrá mala por la humedad. De momento hemos puesto los cogollos en cajas de zapatos separando cada planta. Además el olor resulta un poco incomodo cuando vienen visitas pues apesta toda la casa a maruja. Nos podéis explicar cómo podemos hacer para  guardar tanta hierba sin que se nos estropeen los cogollos y sin que apeste toda la casa. Muchas gracias de ante mano y saludo, Carmen (Sevilla).

Respuesta: Hola amigos, felicitaros en primer lugar por la buena cosecha de este año, la naturaleza es muy generosa cuando la mimas. Un poco de abono orgánico no es malo y aporta a las plantas todos los nutrientes necesarios para un buen desarrollo y una floración abundante. Está claro que habéis notado la diferencia entre cocer y enriquecer, entre usar y no usar abonos, y supongo que el próximo año repetiréis la formula y volveréis a abonar vuestras plantas. Sobre vuestra pregunta de si es posible conservar tanta hierba de un año para otro, la respuesta es que si, pero debéis seguir unas «reglas de oro» para poder preservar intacta la calidad de nuestros cogollos y todas sus propiedades organolépticas (textura, gusto, aroma, color…). Un buen envasado debe preservar nuestra marihuana de la luz, el aire, los olores agresivos, la humedad y los cambios bruscos de temperatura. Para poder almacenar nuestra cosecha durante mucho tiempo, años incluso, sin que los cogollos pierdan demasiado THC necesitaremos un recipiente o una bolsa con cierre hermético que los proteja bien y evite que se degraden antes de lo deseado. Las cajas de madera y cartón no suelen cumplir ninguno de estos requisitos, y no son un buen lugar para almacenar nuestra marihuana por largas temporadas. El plástico puede ser una buena opción si se quiere preservar la hierba periodos medios de tiempo (entre uno y seis meses) pero no os lo recomiendo para periodos más largos a no ser podáis sellar el envase al vacio. La mejor alternativa son los Tupperware opacos de tamaño grande con cierre hermético, aunque recomiendo que antes de meter la hierba en los tupper la envaséis bien en bolsas de plástico herméticas que la protejan aun más de la humedad. No empleéis Tupperware usados para alimentos que puedan dejar olores extraños en la hierba.

Para almacenar la cosecha largo tiempo lo más indicado es que uséis botes o frascos grandes de vidrio con cierre hermético, que nos permitan extraer el aire que contienen en su interior quedando sellados al vacio. Los cogollos envasados al vacío se conservan igual de frescos y sabrosos que el primer día durante años incluso. Existen diferentes tamaños, modelos y sistemas en tiendas de menaje y hogar, solo tenemos que buscar el más idóneo a nuestras necesidades. Otra práctica solución para guardar nuestra cosecha son las bolsas de envasado al vacío, pues procuran un ambiente hermético que protege los cogollos del aire y la humedad. Después podemos guardarlas en Tupperware y dejarlas en un lugar oscuro, seco, fresco y bien ventilado. Si disponemos de espacio en el frigorífico podemos emplearlo para almacenar los tarros de vidrio y proteger así los cogollos de la luz y los cambios bruscos de temperatura.  No congelar los cogollos nunca, pues las bajas temperaturas (por debajo de 0?C) provocan que la humedad de los estos salga a la superficie dañando los tricomas. Es importante colocar bien los cogollos para que no se aplasten mucho al embasarlos para que no se espachurren demasiado. Por lo general si envasáis bien la hierba no tendría porque oler en vuestra casa, especialmente si la embasáis al vacio. Aun así podéis comprar un pequeño generador de ozono para enchufar (cuesta apróx. 35€) para ponerlo en la habitación en la que guardéis la cosecha y así os aseguráis de eliminar cualquier olor sospecho que pueda delatar la presencia de vuestra reserva de hierba.