Colorado volvió a ser el primero de Estados Unidos en cuanto a cannabis el miércoles, cuando funcionarios estatales de agricultura mostraron las primeras semillas domésticas y certificadas de cáñamo.

El Departamento de Agricultura del estado ha estado trabajando durante años para producir semillas de cáñamo que produzcan plantas consistentes y fuertes y con bajos niveles del principio activo THC para poder ser calificadas como cáñamo y no marihuana.

La producción de cáñamo fue autorizada por el Congreso estadounidense en el 2014. Pero los agricultores que quieran cultivar cáñamo deben de tener certificación del estado. Cálculos de la industria indican que este año se han plantado al menos 7.000 acres de cáñamo en el país.

Colorado dice que tiene seis variedades de semillas de cáñamo certificado, lo que prueba que es genéticamente puro y que pueden dar cáñamo y no marihuana. Agricultores en estados donde se permite la producción de cáñamo podrán comprar semillas en el 2017.