Los consumidores acudieron a los puntos de venta tras un anuncio del gobierno de los Países Bajos que ordenaba el cese de la atención en varios negocios

Decenas de personas hicieron largas colas en las afueras de los cafés de varias ciudades en Holanda con el fin de comprar grandes cantidades de marihuana, tras el anuncio del gobierno de los Países Bajos que indicaba el cierre temporal de estos y otros locales públicos para combatir la propagación del nuevo coronavirus.

Este domingo, los consumidores acudieron en masa a los puntos de venta de cannabis en Amsterdam, Utrecht y otras ciudades del país europeo, donde el expendio continuó hasta las 6:00 p.m. (hora local), momento establecido para el cese de la atención al público en todos los cafés, bares, restaurantes e incluso sex shops.

Los ministros de Educación y Salud de los Países Bajos se presentaron más temprano en una conferencia de prensa anunciando el cierre de una serie de negocios, así como de las escuelas del país, hasta el 6 de abril, para frenar el avance del coronavirus.

Tan solo minutos después del anuncio, las personas corrieron hacia los cafés para conseguir toda la droga que podían, según relata el diario The Sun. Las colas se dieron pese a que el ministro de Salud, Bruno Bruins, invocó a los ciudadanos a “no acaparar”.

En Holanda, el consumo de cinco gramos o menos de cannabis por persona está despenalizado desde 1976.

Jonathan, un consumidor residente en La Haya, indicó a la agencia AFP haberse dirigido a una de las tiendas tras ser avisado de la medida por un amigo. “Durante quizá los próximos dos meses no podremos conseguir algo de marihuana, así que sería bueno tener al menos un poco en la casa”, manifestó.

Holanda registra hasta el momento 1135 personas infectadas con el nuevo coronavirus, 20 de las cuales fallecieron.

Fuente