¿Cuántas veces hemos oído hablar de esos famosos cortes que circulan por el territorio nacional, preguntándonos si realmente merecería la pena cultivarlos? En este artículo veremos algunos de los clones más conocidos, sus características más notables y efectos.

Texto: Nvidia

            No son pocas las ocasiones n las que un cultivador escucha hablar de cierto clon seleccionado, algunas veces premiado en ferias o catas de reconocida reputación y otras elogiado por cultivadores con una dilatada experiencia. Seguramente tengamos la ocasión de hacernos con algunos de estos conocidos clones y aunque lo ideal es cultivarlos y opinar sobre ellos basándonos en nuestra propia experiencia, nunca está de más tener unos cuantos consejos sobre su cultivo, sabor o efecto.

            Cuando los clones seleccionados vienen de manos amigas no desconfiamos de su origen, pero cuando nos llegan a través de amigos de amigos o de compañeros lejanos de asociación o foro, no es extraño que de vez en cuando nos surja la típica duda de si este clon será el que nos dicen que es. Por ello disponer de unas bases sólidas sobre su morfología, desarrollo, sabor o efecto nos ayudará a determinar su originalidad, ya que aunque circulan por el estado numerosos clones élite de excelente calidad, también lo hacen muchos otros que, sin ánimo de menospreciar, son más bien normalitos.

            Un claro ejemplo es el famoso clon de Critical Bilbo, ya que lo extraño es encontrar un clon de Critical que no sea de la mítica selección de semillas de Mr. Nice que realizaron en Bilbo. Si bien es cierto que está muy distribuido gracias a la generosidad de muchos buenos cultivadores, también es cierto que muchísimos clones que dicen ser originales de Critical Bilbo no lo son. La mayoría de las veces quienes los intercambian sin saber con certeza su origen lo hacen con la mejor de las intenciones, pensando que poseen un clon original, aunque algunas otras veces se hace con un poco de picaresca, con el mero fin de poder intercambiarlos por otros clones de calidad.

            El uso de los clones en los cultivos se debe en su mayoría al ahorro de tiempo que nos supone partir desde clon y no desde semilla, ya que nos ahorramos bastantes semanas del periodo vegetativo, por no decir la inmensa mayoría si lo que queremos es realizar un SOG. También se usan clones por el ahorro económico, ya que de una planta madre podremos sacar tantos clones como queramos, sin necesidad de invertir nuevamente en semillas de la misma variedad. Y cómo no, por compartir con compañeros cultivadores esa fantástica selección que hicimos o nos llegó gracias a un amigo, ese conocido clon élite que tras cultivarlo y probarlo, nos dejó fascinados.

El uso de los clones en los cultivos se debe en su mayoría al ahorro de tiempo que nos supone partir desde clon y no desde semilla

            Contando con un amplio espacio de cultivo, cualquiera de nosotros puede hacer una buena selección usando los criterios adecuados, pero dar con algo realmente extraordinario es sumamente complicado. Recordemos que los clones élite no se hacen, nacen y es por ello que aunque no tengamos la oportunidad de cultivar cientos o miles de ejemplares para hacer una buena selección, siempre nos puede tocar el premio, aunque pongamos una sola semilla ;).

            Sabremos que tenemos un clon élite entre manos cuando al cultivarlo y degustarlo, supere con creces todas nuestras expectativas. No tiene por qué ser un clon premiado o súper conocido, simplemente debe ser un clon que esté muy por encima de la media, bien en sabor, producción o efecto. Algunos clones élite reúnen todas estas cualidades y otros sólo algunas. En cualquiera de los casos, debemos preguntarnos qué es lo que buscamos en un clon élite y a raíz de la respuesta, buscarlo. En este articulo vamos a hablar de algunos de los más conocidos, profundizando un poco en los detalles sobre su cultivo, producción y efecto con el fin de tener una base sólida, para poder identificarlos y verificar que nuestros clones son los que se suponen deben ser o simplemente conocerlos un poco mejor.

            Como no todos los consumidores de cannabis tenemos el mismo olfato y paladar, los sabores y olores que mencionaremos en adelante pueden coincidir o no con vuestra opinión personal o nota de cata. Intentaremos describirlos con la máxima precisión. Algunos de los clones que mencionaremos serán muy conocidos para unos y para otros, sin embargo, unos completos desconocidos. Sea cual sea el caso, esperamos que disfrutéis conociéndolos y cómo no, degustándolos si se tercia la ocasión.

            Shiskaberry “fresa”: éste es sin lugar a dudas uno de los mejores clones de élite que circulan por el estado. Seleccionado por Rodrigo (Burgos), obtuvo el tercer puesto en la categoría hidro de la Highlife 2007 celebrada en Barcelona. Shiskaberry fue una variedad creada en 1.995 por el breeder Steve a través del banco Spice of Life, ganadora de numerosas copas y catas. Se comenta que los parentales de esta delicia desaparecieron tras los problemas que tuvo el banco en Suiza, donde se perdieron auténticos tesoros. Actualmente se pueden encontrar semillas feminizadas (S1) en algunos grows, aunque no todas provienen del denominado clon Shiskaberry fresa. Algunos coleccionistas y grows aún poseen semillas originales en formato regular, aunque debido al tiempo que llevan descatalogadas y la falta de información sobre su conservación, se desconoce su estado.

            Este clon destaca entre todos los demás por su increíble olor y sabor, aunque no son las únicas facetas que de él sobresalen, como veremos en breve. Su olor es muy intenso; tanto en el ciclo de floración como al trinchar un cogollo bien curado, nos sorprenderá con un inigualable aroma a fresa. El humo es denso y sabroso, muy dulce al paladar. Su sabor es inolvidable, una mezcla donde predomina la fresa y el pomelo con algunos matices a melocotón, muy afrutado. Tanto al inhalar como al exhalar podréis experimentar el sabor que os comento, es muy intenso y reconocible. Es tal, que quien ha probado este clon seleccionado de Shiskaberry no olvida su sabor jamás.

            Tiene un efecto potente y duradero, más índico que sativo si es que los efectos se pueden denominar así; te deja bien relajado y con una gran sonrisa dibujada en la cara. Quizás no era de esperar un efecto tan potente al destacar tanto en olor y sabor, pero es que este clon lo tiene prácticamente todo. Esta variedad apenas llega a doblar durante su floración, desarrollando multitud de ramas que abrirán a la par de crear un buen cogollo central. Todos éstos deslumbran por la increíble cantidad de resina que producen. A simple vista parece que estemos cultivando la mítica White, un clon espectacular en todos sus sentidos entre los que incluimos una buena producción.

            Su floración óptima está entre los cincuenta y cinco y sesenta y cinco días, no precisa de cuidados especiales y admite una EC alta en los riegos aplicados durante la cuarta y quinta semana del ciclo. Si la dejamos florecer más tiempo del indicado desarrollará una especie de txapela en la punta de sus principales cogollos, algo realmente curioso pero que al madurar más de los normal restará intensidad al sabor. Si tenéis ocasión de haceros con este clon, no lo dudéis y probadlo, no os decepcionará.

            New York City Diesel “mandarina”: otro excelente clon que no puede faltar en nuestra despensa. Se comenta que llegó a Barcelona de la mano del mismísimo Soma (Soma Seeds) y aunque se desconoce cómo empezó a compartirse entre los círculos de cultivadores, una leyenda urbana cuenta que fue el propio Soma quien lo cambio por un bonito cuadro en un pueblo llamado Garraf, en Sitges, Barcelona. Aunque quizás la teoría que más peso tiene, es la que dice que Soma prestó dicho clon a un conocido establecimiento de BCN y fue desde allí donde se comenzó a distribuir.

            La variedad NYC Diesel de Soma Seeds ha sido premiada en multitud de ocasiones. Podemos encontrar semillas tanto en formato regular como en feminizado. Es una buena genética en general pero este clon seleccionado tiene la particularidad de ser más cítrico, teniendo clarísimos matices a mandarina.

            Como su propio nombre indica, su sabor y su intenso olor es inconfundible “Diesel”. Al fumarlo podremos experimentar el mismo olor que surge al derramar por descuido un poco de gasóleo en alguna estación de servicio, muy intenso y pronunciado con matices cítricos. Su sabor es prácticamente similar a su olor, diésel con esos toques cítricos que nos proporcionan las mandarinas cuando doblamos sus cascaras, inconfundible.

            El efecto es muy bueno, no es duradero ni tampoco fuerte, ideal para fumar a lo largo del día sin que nos deje tirados, aunque a veces puede ser algo introspectivo. Su composición genética es mayormente índica, pero su efecto es más sativo, sin sobresaltos ni taquicardias, un buen efecto para disfrutar del día. Este clon es un gran productor; con ofrecerle unos cuidados mínimos nos premiará con multitud de prietos y densos cogollos, bastante más duros y pesados de lo que puedan parecer a simple vista. Durante el ciclo de floración dobla su altura casi llegando a triplicarla. Es una planta muy ramificada que nos ofrecerá multitud de cogollos además de una buena porra central. Buena productora de resina, sus cogollos brillan e hipnotizan.

            Su floración óptima está sobre las nueve semanas, obteniendo un punto óptimo de madurez si lo dejamos avanzar a diez. Su olor durante la floración es muy cítrico aunque los matices a combustible ya hacen presencia. Admite una EC alta en los riegos, aunque al tener una floración de duración media es recomendable no abusar. Si buscáis un buen clon de olor y sabor inconfundible no lo dejéis escapar, seguro que os gustará.

            Hindu Kush “97”: este magnífico clon os sorprenderá muy gratamente. Aunque se desconoce quién realizó la selección de este ejemplar, se comenta que se hizo partiendo de semillas del banco Sensi Seeds. Su origen parece estar localizado en León, trasladándose después a Segovia, donde ganó varias copas y conocidas catas, aunque fue años más tarde en Madrid donde adquirió un más que merecido renombre. Esta variedad tiene origen en la parte Afgana de la región montañosa del Hindu Kush, cuna de tantos buenos ejemplares. Comercializada por el banco Sensi Seeds en formato regular, es una variedad índica pura.

            Este clon puede convertir en segundos cualquier piso en una catedral. El increíble olor a incienso de su humo es muy penetrante y duradero, como si estuviéramos respirando en plena catedral de Santiago con el balanceo del botafumeiro a dos palmos de nuestra nariz; un aroma inconfundible. Su sabor es complicado, entre incensado y charas, fresco y ácido, algo difícil de describir pero bueno para la mayoría de paladares.

            El efecto es sumamente placentero si ha tenido un buen curado; como buena índica relaja el cuerpo produciendo fuerte somnolencia si fumamos en exceso. También tiene un toque cerebral aunque bastante suave. La paz corporal que nos deja es incomparable, recomendado para aliviar dolores crónicos. Aunque la mayoría de los fenotipos de esta variedad apenas llegan a doblar durante la floración, este clon élite sigue creciendo un poco más tras doblar su altura. Es muy ramificado por lo que nos premiará con multitud de cogollos, a la par de una buena porra central.

            El ciclo de floración ronda las ocho semanas, aunque podemos dejarlo madurar más si deseamos incrementar el efecto narcótico. El olor de sus cogollos es fresco y ácido sin mostrar matiz alguno a incienso, muy resinosos. Quién lo diría una vez que se huele su humo… No admite una EC alta por lo que deberemos abonarlo suavemente, sin pasarnos de los 1400 microsiemens o veremos cómo sus hojas comienzan a agarrotarse. En conclusión, un clon excelente para tenerlo presente durante todo el año, buen efecto sedante y placentero acompañado de un fantástico olor.

            Juanina la lagrimosa: otro mítico clon muy habitual en despensas cannábicas. Famoso principalmente por su alto contenido en CBD también se le conoce por una conocida polémica con la premiada variedad cannatónic, aunque finalmente pareció quedar todo resuelto. El cruce original de esta variedad es de Jimi (Reggae Seeds) usando Reina Madre (clon Mario) x NYCD, aunque este clon en particular se seleccionó en Mallorca en manos de un amigo del criador, según se comenta. Campeón de la Cannabis Parade 2010, se ha usado como parental en varios cruces con buenos resultados. Actualmente se comercializa en formato feminizado por Elite Seeds gracias a un trabajo conjunto con Reggae.

            El olor de este fantástico clon no pasa desapercibido, desprende un agradable olor a incienso, suaves matices haze difíciles de olvidar. Su sabor es una buena mezcla entre diesel, haze y pizcas de acre, de elaboración complicada como dirían los enólogos más refinados, manteniendo en el sabor un suave toque de Reina Madre que delata sus parentales.

           Tiene un efecto cerebral muy bueno, social y algo eufórico. Limpio y de duración no muy prolongada, sin duda un aliado para mantener buenas conversaciones. Por contra poco recomendado para descansar o dormir, lógico sabiendo que contienen un porcentaje mayormente sativo. El alto contenido en CBD que ha demostrado tener este clon lo hace sumamente recomendable para consumo con fines medicinales, aunque hay que recordar que no nos proporcionará un efecto narcótico.

            El ciclo de floración de este clon está entre ocho y nueve semanas, aunque conviene estar atento a los tricomas cortándolo cuando alrededor del 20-30% de éstos se pongan ambarinos. No es una variedad delicada por lo que podemos estar tranquilos durante su cultivo, aunque no admite una EC alta por lo que es recomendable no pasarse con los abonos. Sus cogollos producen tal cantidad de tricomas que parecen estar llorando lágrimas de fina resina, una delicia a la vista, olfato y paladar. Buena productora, estira en floración aunque no de manera exagerada, un clon que tampoco debemos dejar escapar si tenemos la oportunidad de cultivarlo.

            Esto es todo de momento amigos. Los clones élite que hemos conocido o recordado a lo largo de esta lectura, son una pequeña parte del mar de excelentes ejemplares nacionales e importados que podemos encontrar por el estado. La mayoría vienen acompañados de extraordinarias historias, algunas veces sólo son leyendas urbanas pero otras…. son grandes verdades, aunque algunas puedan parecer inverosímiles. Me gustaría agradecer a los compañeros Sativorro, Chian pit, Elrubio y Toni13 su ayuda durante la documentación del artículo. El conocimiento de una sola persona es limitado, pero el de un conjunto, es extraordinario. Sed felices, Nvidia.

VER PARTE II