Estas moléculas son el compuesto básico de muchos fármacos dirigidos a tratar el dolor, los efectos secundarios de los tratamientos oncológicos, así como para el tratamiento de la ansiedad y otras aplicaciones terapéuticas en diversas patologías grave

La eclosión del mercado de los derivados de cannabinoides, a través de un proceso de fermentación, no halla desprevenida a la empresa ADL Biopharma (integrada en el consorcio ADL Bionatur) que gestiona la antigua factoría de Antibióticos, en León.

Hace tres meses anunció un convenio de colaboración con el Instituto de Biotecnología de León (Inbiotec) para impulsar la primera fase de un proyecto de investigación que supondrá toda una revolución respecto a la forma actual de obtención de los denominados cannabinoides con aplicación farmacológica para su uso terapéutico en determinadas dolencias.

La compañía leonesa informó, entonces, del denominado objetivo Cannabisyn, que tendrá una duración de tres años, dirigido a obtener mediante fermentación las moléculas cannabinoideas de manera más eficiente, segura y con una gran reducción de costes.

Estas moléculas son el compuesto básico de muchos fármacos dirigidos a tratar el dolor, los efectos secundarios de los tratamientos oncológicos, así como para el tratamiento de la ansiedad y otras aplicaciones terapéuticas en diversas patologías graves.

En la actualidad, los procesos para extraer las moléculas del cannabis con usos terapéuticos se basan en el cultivo de la planta o en la síntesis química siendo ambos muy costosos. Este último, además, con efectos negativos en el medio ambiente por el uso de catalizadores metálicos y disolventes en su producción.

Fuente