El cáñamo es una variedad de la cannabis que no lo drogará, porque contiene menos de un 0.3 por ciento de tetrahidrocannabinol, el ingrediente psicoactivo del primero.

Se ve como la marihuana, huele como la marihuana, pero es cáñamo, el primo legal de la marihuana, y está expandiendo su dominio sobre Kentucky

A través de los cerros del estado, que hace solo dos décadas era el más dependiente del tabaco en el país, los agricultores están plantando menos de ese cultivo después de que reparos en torno a su seguridad para la salud contrajeran la demanda.

En cambio, están dedicándose cada vez más al cáñamo; han duplicado con creces la siembra de esta variedad de la cannabis en el 2016 para convertirse en el segundo mayor productor en Estados Unidos, después de Colorado.

A diferencia de la marihuana, el cáñamo es una variedad de la cannabis que no lo drogará, porque contiene menos de un 0.3 por ciento de tetrahidrocannabinol, o THC, el ingrediente psicoactivo del primero. El cáñamo se puede procesar en más de 25 mil productos, y sus principales usos incluyen cuerdas, lino, alimento y productos para cuidado personal.

“La ganancia es prometedora”, dijo Giles Shell, de 32 años, que cultiva con su padre y hermano 200 acres ubicados 45 minutos al sur de Lexington, Kentucky. El año próximo, la familia planea dedicar 80 acres al cáñamo, tierra que por cuatro generaciones fue sembrada con tabaco.

En las últimas décadas, hubo estrictos controles al cáñamo por un ambiente antidrogas, que hizo ilegal cultivar sin un permiso del gobierno ya que la planta se agrupaba con la marihuana.

En el 2014, la ley agrícola de Estados Unidos autorizó a los departamentos de agricultura estatales a crear programas pilotos para estudiar el cáñamo con uso industrial, lo que reabrió las oportunidades de producción. Se plantaron solo 33 acres en Kentucky ese año. Las siembras aumentaron a 922 acres en el 2015 y luego a 2.350 acres en el 2016, según el Departamento de Agricultura del estado. Eso sigue siendo un monto relativamente pequeño.

En comparación, en el 2015, los agricultores de Kentucky plantaron 72.900 acres con tabaco, según muestra un reporte anual del Departamento de Agricultura de Estados Unidos. El heno, el principal cultivo del estado, se sembró en 2.37 millones de acres. Aun así, el estado representa casi el 25 por ciento de los 9.650 acres de cáñamo que se cultivaron en el país este año, según muestran datos de la Asociación de Industrias del Cáñamo (HIA, por su sigla en inglés).

El cambio de opinión a nivel nacional sobre la marihuana también puede favorecer al cáñamo. Votantes en Washington y Colorado fueron los primeros en aprobar el uso recreativo de la marihuana en el 2012. Ahora, ocho estados del país y el Distrito de Columbia han preferido la legalización, lo que permite a un quinto de los estadounidenses consumir marihuana libremente en sus estados de residencia.

La iniciativa de Colorado también incluyó una legislación que ordena el cultivo, el procesamiento y la venta de cáñamo artesanal.

Fuente