La población andaluza entre 12 y 64 años consume menos drogas. Ha bajado el uso de todas, aunque el cannabis es la que más lo ha hecho, 2,1 puntos respecto a los datos del último estudio, de 2007. También se bebe menos alcohol, cuya ingesta se ha reducido en 1,4 puntos. La cocaína se utiliza medio punto menos y la heroína sigue siendo residual.

Las drogas más comunes también experimentan una menor demanda. En este sentido, sube del 44,6% al 46,5% el porcentaje de personas que nunca ha fumado. El dato más negativo es que suben del 32,4% al 35,2% las personas que fuman a diario.

El alcohol sigue siendo una droga de uso general. Ocho de cada 10 encuestados ha bebido alguna vez. La edad media de inicio en este consumo se sitúa en los 17,5 años. Los bebedores de riesgo, aquellos que beben diariamente el equivalente a unas cuatro cervezas o dos combinados, en el caso de los hombres, y más de dos cervezas o un combinado, si son mujeres, son el 2,3% de la población. A los botellones ha ido el 43% de los menores de 30 años y mayores de 12 en los últimos seis meses.

El cannabis, la droga ilegal más utilizada, ha sido consumida por el 7,4% de los encuestados en los últimos seis meses. Por lo que respecta a la cocaína, se ha reducido el consumo del 3,1% al 2,6% de la población encuestada, mientras que el índice de los que dicen haberla consumido en el último mes (el de mayor riesgo) se mantiene estable en el 1,9%. En el caso del consumo de éxtasis, se ha reducido del 1,5 al 0,6% y el de heroína se mantiene en el 0,1.

En esta última edición de La población andaluza ante las drogas destaca que, en todas las sustancias, son mayoría de consumidores los hombres.

En cuanto a la edad media de inicio, la encuesta refleja un retraso respecto a 2007: la edad de inicio del tabaco es 16,8; la del cannabis, 18; la de la cocaína, 19; la de la heroína, casi los 20; y la de los tranquilizantes sube a los 25 años.

 
Fuente