Inicio Noticias “Alguna vez he escrito a los periódicos y las revistas de cannabis...

“Alguna vez he escrito a los periódicos y las revistas de cannabis para decirles que su almanaque era demasiado machista”

27
0
La Cajita Grow lleva ya 15 años abierta en Chiclana de la Frontera, en el Sur de España, donde comercializa productos y ofrece consejos a los amantes de la planta. Es la primera ‘grow shop’ de España en la que trabajan únicamente mujeres. Hablamos con Eva Domínguez, su dueña, para conocer su historia, sus técnicas de cultivo y cómo la ha tratado el mundo del cannabis, mayoritariamente masculino.

En 2001, cuando solo había unas pocas ‘grow shops’ en España, Eva Domínguez abrió La Cajita Grow en Chiclana de la Frontera (Cádiz). Empezó en un espacio de 40 metros cuadrados, ella sola, “trabajando mucho por muy poco”, explica a Dinafem. Quince años después, su local, de referencia en la localidad gaditana, tiene más de 100 metros, y en él trabajan dos mujeres más. Hace poco descubrió que es la primera ‘grow’ del mundo cannábico español en estar dirigida y gestionada únicamente por mujeres. 

“Empezaron las primeras ‘grow shop’ en España y había una en Valencia, sin semillas, que, aunque no eran una franquicia, te ayudaban a empezar si les hacías una primera compra”, relata Eva a Dinafem. “Estuve hablando con ellos, después me fui a una feria en Alemania, a otra a Holanda y me hice una ‘grow’. Al principio sin semillas”.

En los comienzos, su tienda, además de vender productos relacionados con el cannabis, también comercializaba artesanía y otros objetos. “Empezando en el centro del pueblo me daba miedo lo de las semillas de marihuana. Pero luego me enteré de que empezaron a llamarme ‘La tienda la maría’ y dije: ‘Pues ya está, ya estoy aceptada’”.

Comenzó también con las semillas y, desde entonces, Eva afirma que han crecido sin ningún problema. “No me quejo. Me he comido toda la crisis, pero la verdad es que ha ido bien. Yo creo que el consumo de marihuana no baja en esa época”. Es más, “en los últimos años esto ha aumentado y sigue aumentando. El número de cultivadores crece cada año. Si hubiera hecho un estudio… esa pirámide va para arriba. Todos los años hay gente nueva para decirme que va a ser su primera vez en el cultivo”.

Desde la Cajita Grow, Eva ve cómo el mundo cannábico va creciendo. Allí, además de buenas conversaciones con los clientes y vender muchas semillas, también les funciona muy bien la comercialización de todo lo relacionado con fertilizantes y sustratos. Los productos terapéuticos también han tenido un gran impulso: antes eran los que le caducaban en la tienda y ahora tienen una clientela fija que va en busca de remedios como el aceite de CBD.

Una ‘grow shop’ gestionada por mujeres

En la Cajita Grow solo trabajan mujeres, pero, según su dueña, no ha sido algo buscado. Cuando creció y necesitó emplear a más gente miró a su alrededor y los contratados acabaron siendo dos chicas más. Al preguntarle cómo las han tratado el mundo cannábico, principalmente masculino, Eva explica que nunca han tenido ningún problema. Lo único que le ha molestado muchas veces ha sido la utilización que distintas publicaciones han hecho de la imagen de la mujer.

“A los periódicos y las revistas de cannabis alguna vez les he escrito un ‘e-mail’ para decirles que su almanaque era demasiado machista, que parecía diseñado solo para hombres. Pero la verdad es que ha mejorado y ya lo han quitado. Es la misma película de siempre: la imagen de la mujer para venderte el coche, venderte el tabaco, venderte el cannabis. Eso es lo que siempre me ha molestado”.

Respecto a los clientes, la dueña de La Cajita explica que tampoco han tenido ningún problema. Antes de abrir, entre sus amigos ya tenía fama de buena cultivadora, y el boca a boca entre clientes le ha funcionado muy bien. Por ello, en su tienda, además de vender productos, dan muchos consejos a todos aquellos que se acercan con dudas y con ganas de comentar sus problemas y sus avances en el cultivo.  “Intentamos dar un servicio lo mejor posible, de la mayor calidad. Hay que dar muchísimos consejos”, explica.

Pasión por el cultivo

Antes de abrir la tienda, Eva ya se había dedicado al cultivo exterior durante cuatro años. Con la apertura de La Cajita, llegó también el cultivo interior: lo primero que hizo fue montarse un armario en su casa e indagar para experimentar también con esta técnica.

“He empleado varios métodos de cultivo: en coco, en tierra, en lana, hidropónico…, pero me quedo con el cultivo natural. Tengo una huerta en casa donde también cultivo tomates, pimientos y demás. Y lo que he hecho siempre con la huerta, lo hago con la marihuana: intento que todo sea lo más natural posible. Cultivo cannabis con tierra y fertilizantes naturales”. Es también lo que le recomienda a sus clientes, aunque explica que el cultivo interior es más delicado y hay que echar más producto.

Su variedad favorita, afirma sin duda, es la Cream Caramel. “De Dinafem he probado varias que me gustan, como la OG Kush y algunas de la CBD”. Y, confiesa, tiene predilección por un tipo determinado de semilla: “Me gustan las Indica, no lo puedo evitar”.

Con 15 años de experiencia al frente de su ‘grow shop’, Eva se muestra contenta con un mundo cannábico en crecimiento, al que cada vez se unen más personas para disfrutar, experimentar e integrar el club de los amantes de la planta. Desde Chiclana, La Cajita y sus integrantes son parte importante de él.

Fuente