Inicio Noticias Alemania avanza hacia la legalización con la distribución controlada de cannabis en...

Alemania avanza hacia la legalización con la distribución controlada de cannabis en Berlín y Düsseldorf

43
0
Los gobiernos locales de Berlín y Düsseldorf han confeccionado sendos proyectos legislativos para permitir que en sus regiones se lleve a cabo una distribución controlada de cannabis a personas mayores de edad. Estas propuestas locales llegan a pocos meses de que el Gobierno federal despenalice en 2017 el consumo de la planta con fines terapéuticos. Sin embargo y a pesar de estos avances, las autoridades germanas aún se muestran reticentes a un libre consumo y venta. Te explicamos cómo está la situación actual del cannabis en Alemania.

Europa continúa a vueltas con la legalización de la marihuana. En esta ocasión le toca el turno a Alemania, a través de las iniciativas locales del estado federado de Berlín y de la región de Düsseldorf. Ambos han puesto sobre la mesa dos propuestas para regular la venta y distribución del cannabis con fines recreativos entre adultos.

En Berlín el plan ha llegado de la mano de los socialdemócratas, los verdes y el partido de la izquierda. Juntos han confeccionado una propuesta para permitir a personas mayores de edad comprar y distribuir marihuana de forma controlada. Desde las filas del Partido Verde, Benedikt Lux se muestra esperanzado con que esta proposición tenga más éxito que el fallido intento del distrito berlinés de Friedrichshain-Kreuzberg por legalizar el tráfico de cannabis. Entonces, el Instituto Federal de Medicamentos y Productos Sanitarios (conocido por sus siglas en alemán, BfArM) tumbó la iniciativa alegando que entraba en conflicto directo con la actual ley de estupefacientes.

Por su parte, Düsseldorf ha tomado una iniciativa diferente a la berlinesa, aunque con el mismo objetivo: legalizar la venta regulada de marihuana con fines recreativos a mayores de edad. Sus autoridades han reunido a diferentes expertos para debatir la idoneidad de la propuesta. Médicos, psicólogos, policías o economistas se han unido para crear una visión conjunta que permita avalar la propuesta ante el Gobierno federal, encargado de dar luz verde en esta materia. El interés en la zona es tal que representantes de otros ayuntamientos como Colonia y Münster han estado presentes en las reuniones, con el fin de implantar semejantes esquemas en sus ciudades.

Un primer paso para abrir camino

Desde la Asociación Alemana del Cáñamo, su portavoz Max Plenert se ha mostrado satisfecho con el proyecto. “Es un intento de avanzar en la discusión”, asegura. Sin embargo, aún lo ve demasiado localista, ya que argumenta que el código legal debe decidirse a nivel federal y este planteamiento solo queda en un intento de implantación local. “No va a tener un gran efecto en el mercado de las sustancias; pero al igual que con otros proyectos políticos en materia de drogas, es una oportunidad para mostrar a los políticos y la prensa que el tema es importante. Y eso podría poner en marcha los mayores cambios”, razonó en declaraciones a la emisora de radio Deutsche Welle.

Estos planes, aún a debate, llegan justo cuando quedan unos días para que en Alemania se permita el consumo de la marihuana con fines terapéuticos. Según aprobó el Gobierno germano, a partir de 2017 los médicos podrán recetar marihuana y extractos de cannabis a enfermos graves, siempre y cuando no exista otra alternativa. Una medida que ha provocado críticas desde los sectores más permisivos con el consumo de la planta, que siguen buscando alternativas para que el marco legislativo se amplíe en el país teutón.

En la actualidad, la posesión de cannabis en Alemania es ilegal, aunque existe flexibilidad en la aplicación de la ley, puesto que a menudo aquellos consumidores que porten hasta 15 gramos no cuentan con penalización. 

El uso para fines terapéuticos hasta que entre en vigor la nueva ley se limita a la autorización específica para pacientes graves que concede el Instituto Federal de Medicamentos y Productos Sanitarios. Los enfermos debían solicitar el uso de la marihuana medicinal a este organismo y, tras una larga lista de análisis y controles, les daban una respuesta, que en muchos casos, no era satisfactoria. Apenas medio millar de personas contaban a día de hoy con esta autorización.

Con la entrada en vigor en 2017 de la nueva normativa, ya no será necesario obtener el permiso del Instituto Federal de Medicamentos y Productos Sanitarios. Serán directamente los médicos quienes recetarán el tratamiento cannábico a aquellos enfermos que requieran de cuidados paliativos, es decir, pacientes con una enfermedad grave para los que ya no existe alternativa medicinal tradicional. Además, con la nueva ley, los costes del cannabis dejarán de recaer en los pacientes y pasarán a ser asumidos por las mutuas, que deberán hacerse cargo de los tratamientos con marihuana prescritos por los facultativos.

En ninguna de las últimas propuestas formuladas en Alemania se menciona la liberalización del autocultivo. Sin embargo, recientemente un alemán ha conseguido permiso para cultivar sus propias plantas tras 16 años reclamándolo en los tribunales para consumo medicinal. Finalmente, el pasado 28 de septiembre, el Instituto Federal de Medicamentos y Productos Sanitarios le concedió la autorización para cultivar hasta 130 plantas por año para su uso personal. Una lucha que parece que tendrá que librar cada paciente. Según afirman desde el Instituto, han recibido más de 130 solicitudes de pacientes, de las cuales solo la mencionada se ha aceptado. 

Europa, aún pendiente de una legislación común

Ante la inexistencia de leyes del cannabis de la Unión Europea, su regulación es un tema que compete a cada país. La mayoría de los estados del norte tratan el consumo de la marihuana como una cuestión personal y para usos medicinales y terapéuticos. El caso más significativo es el holandés. En los Países Bajos, a pesar de no estar legalizada, el consumo de cannabis en los famosos ‘coffee shops’ estuvo permitido, al no existir leyes de prohibición contra estos locales. Sin embargo, las últimas reformas legislativas de gobiernos conservadores han puesto freno a esta tolerancia, que había imperado en Holanda desde 1979.

Por su parte, Europa del Este es la zona más estricta sobre la marihuana, con la excepción de República Checa, donde se permite el cultivo de hasta cinco plantas por persona para su uso particular. Recientemente en España, durante la campaña electoral de 2016, se ha debatido sobre la regulación de la producción y distribución de la marihuana, pero sin llegar todavía a ningún cambio legislativo.

La referencia en Alemania es la legislación estadounidense

Según algunos diarios alemanes, los proyectos propuestos en Alemania llegan fijándose en las legislaciones de diferentes regiones estadounidenses. Por ejemplo, en California, los ciudadanos mayores de 21 años pueden llevar consigo pequeñas cantidades de cannabis, además de cultivar como máximo seis plantas en sus casas. En los últimos años, los estados de Colorado, Washington, Alaska y Oregón también votaron a favor de su liberación. Hoy, en Nevada, California y Massachusetts se puede portar una onza (28 gramos) de marihuana y cultivar hasta seis plantas para uso personal. 

Todo ello es un ejemplo de democratización del cannabis, que desde Alemania han tomado como referencia para impulsar sus propios proyectos. Ahora quedan a la espera de una mayor legislación a nivel federal y de que la Unión Europea o los países de alrededor muestren normativas más permisivas.

Fuente Dinafem.org